Esta crema o sopa de tomate es un platillo que se puede disfrutar frío o caliente y en cualquier temporada del año.

El tomate es una fruta con muchísimas propiedades y beneficios para la salud. Tiene muchos antioxidantes y es muy rico en vitaminas y minerales, ayuda a la hipertensión, protegiendo al corazón y ayudando en los niveles de colesterol, estos son algunos de muchos mas beneficios.

Esta crema la puedes preparar de manera que sea una opción vegana, omitiendo la crema que será el único ingrediente de procedencia animal, además es una delicia y muy ligera.

En esta ocasión acompaño esta crema con un sandwich de queso, para el que usé 2 tipos de queso, chihuahua y oaxaca, pero puedes usar cualquier queso que sea de tu agrado que se derrita.

Te comparto que utilicé y como preparé este platillo completo  de esta preparación me salieron 2 porciones.

Ingredientes:

Para la crema

4 jitomates huaje o guaje (alargado)

1/4 cebolla blanca picada

1/4 de taza de poro o puerro picado

1 diente de ajo

1 chile serrano sin semillas (opcional)

2 cdas de puré de tomate

3/4 de taza de caldo de verduras

2 cdas de crema o queso crema (opcional)

1 cda de paprika o pimentón

2 cdas de aceite vegetal

sal y pimienta al gusto

Para el sandwich

4 rebanadas de pan blanco

Queso oaxaca y chihuahua al gusto

1 chile serrano (opcional)

Mantequilla al gusto

Preparación:

Para la crema o sopa de tomate:

Empezamos por quitar a los jitomates las semillas y la piel, para esto podemos cortarlo en gajos, quitamos semillas y para la cáscara o piel presione con mi mano el gajo de jitomate con la piel pegada a la tabla y con un cuchillo muy filoso lo pasé cuidadosamente para cortar ésta, hazlo con mucha precaución para no cortarte. Si no te agrada este método puedes hacerle un pequeño corte a la piel en cruz, poner un recipiente hondo con agua caliente (no hirviendo), meter los jitomates ahí unos 30 segundos y después con la ayuda del cuchillo quitar la cascara, el agua caliente ayuda a soltarla un poco. Una vez que quites la piel y semillas cortarlo en cuadritos y reserva.

Ponemos al fuego un recipiente hondo con el aceite, una vez caliente agregamos la cebolla, el poro y el chile serrano para sofreír, unos 5 minutos. Agregamos el puré de tomate, el pimentón, y el caldo de verduras, una vez bien caliente agregamos los jitomates picados. Dejamos hervir unos 15 minutos a fuego medio.

Una vez transcurrido el tiempo, agregamos el queso crema o crema (solo si lo deseas) y salpimentamos, mezclamos muy bien. Retira el chile serrano si lo agregaste, este solo se utilizó para dar un sabor mas picante a tu sopa, dejamos unos 3 minutos a que los sabores se integren.

Es tiempo de licuar, puedes utilizar la licuadora o batidora manual minipimer.  A mi me gusta que quede con un poco de textura, que no quede tan licuado pero depende del gusto de cada quien.

Para el sandwich de queso:

sandwich de queso

Picamos un poco de chile serrano.

Precalentamos un sartén anti-adherente. A las rebanadas de pan, les untamos mantequilla en lo que será la parte exterior. Colocamos una rebanada de pan con la mantequilla hacia el sartén, agregamos el queso deseado y el chile serrano bien distribuido y colocamos la otra rebanada de pan, con la mantequilla hacia el exterior. Una vez dorado de la parte de abajo, damos vuelta al sandwich para dorar del otro, si deseas puedes poner una tapa al sartén para que se derrita bien el queso, pero por lo general no es necesario. Ya que esté dorado de ambos lados y el queso esté derretido retiramos del fuego y repetimos proceso hasta preparar la cantidad deseada.

Ahora si, a servir. En un plato hondo servimos la sopa y por un lado el sandwich.

Disfruta y si es de tu agrado comparte!